miércoles, 20 de enero de 2010

PINTURA, ECOLOGÍA, PSICOLOGÍA… reversos.







Esto lo podría definir como Action painting, y quedaría como dios, pero no, ante todo seriedad, jajaja,…



El pintar en la parte trasera de las telas ni lo he inventado yo, ni lo pretendo insinuar, de hecho tengo algún conocido con este tipo de trabajos, que me sorprendieron en su día. De la unión de este conocimiento y de la mala sangre que se me pone cuando limpio el material y veo lo que va por el sumidero, que aun siendo acrílico con agua y bastante inocuo, llevan cantidad de productos químicos seguro que nada beneficiosos para el medio habiente (se llama así porque la otra mitad ya nos la hemos cargado), como decía de la unión de estas dos circunstancias salió la idea de limpiar la paleta y pinceles en la parte trasera de los trabajos que en cada momento estaba haciendo.


Esto lo hago de forma inconsciente y normalmente rápido, la única precaución que pongo es que no traspase la tela; que no suele pasar porque trabajo con telas bien imprimadas con gesso y con gruesa capa de pintura, y pongo poco cuidado en su orden, pero cuando vi las fotos se me vino a la memoria aquel libro de Ángel González, “Pintar sin tener ni idea y otros ensayos sobre arte” y el valor psicológico que le da a estos trabajos realizados sin intención artística o de manera poco consciente.


Seguramente un “buen” psicólogo podría escribir un libro sobre ellos, yo solo os los presento como curiosidad y un poco pensando que aunque no sean trabajos abstractos como tales si que quizás tengan algo de mí inconsciente y seguramente serán mejores que lo que hay por el otro lado. De aquí a ARCO hay un paso.



11 comentarios, tu opinión es importante:

Silvia dijo...

Pues Manolo, nunca se sabe...Te confieso que a mí el segundo me gusta mucho...no sé...es una especie de jeroglífico alucinante...
Un saludo

Elisabet Martí dijo...

Me gusta la idea, dos obras en un mismo cuadro, la de la parte de atrás menos elaborada pero también más libre y espontanea.
A mi tambien me duele ver correr el agua manchada de pintura... intento tirar el maximo a la basura (supongo que es "menos malo" no?)

Juanica dijo...

Pintura ansiosa.

Bien.

Eva Magallanes dijo...

Hola Manolo ¿cómo va la vida?, ¡Veo que pintando, SIEMPRE! y esto de los reversos "a lo Pollock" en este caso "a lo López" funciona pues el automatismo psíquico no es una falacia. Finalmente todo, incluido lo que llamamos conocimiento no es más que interpretación. Me gusta el primero y me evoca a un Cristo de Roualt ¿lo conoces?
Además la motivación no contaminante le da un sentido valorable.

Un beso!

Roberto Marín dijo...

Buena idea,Manolo, creo que haré lo mismo.
Roberto

Carlos Casu dijo...

Tú lo has dicho, de ahí a Arco un paso, por cierto me voy a hacer con el ensayo ese que tiene que ser muy curioso.
Saludos y muy buena idea, si no es tuya es igual, para mí lo es.

Ana Gonzalez dijo...

La idea la veo divertida pero tengo mis reservas en cuanto a que no te vaya a estropear el lienzo, aunque lo imprimas con gesso por delante, por detras no lo esta, en fin hazme un caso relativo.

Manolo López dijo...

Ana, creo que con acrílicos no tiene que haber problema, desde luego con oleo mejor que no hacerlo, se puede comer las fibras vegetales.
Saludos

michelleo dijo...

beautiful work!

Javier dijo...

Los reversos tienen mucha fuerza. Me queda la curiosidad (la que mató al gato) de ver que misterio guarda la parte delantera del lienzo.

Saludos

maribelmartin dijo...

Yo hago lo mismo (aprovechar los restos de pintura) jajaja y creía que era la unica.
Me gusta mucho el ultimo.