martes, 14 de agosto de 2012

Crítica de Eva Magallanes



 Crítica de Eva Magallanes www.lacalarealidadyficcion.blogspot.com , a mis grabados publicados en "Una idea Mucho arte"




Eva Magallanes:

Tres impresiones de una misma versión, tres versiones para una iconografía sintética y sinóptica del Mito que-en pocos trazos se constituye-gracias a dos signos visuales que fijan la sustancia de la historia: Dafne atrapada por Apolo y la mutación de la rebelde y huidiza mujer en árbol. El resto es Plástica y no Literatura. Ese “resto”es, en definitiva, el Todo de esta serie Gráfica que Manolo López nos presenta, cuyos personajes no son estos seres mitológicos si no la visualidad que se genera en el juego de los elementos formales, estéticos y técnicos, superando al contenido literario e instalándose como los protagonistas genuinos de este relato visual. Plástica y no Literatura.

El artista escoge el Linograbado como soporte, técnica del Grabado cuyas primeras manifestaciones se dieron a principios del siglo XX específicamente al interior del Grupo “El Puente”, fundadores del Expresionismo Alemán. Como toda técnica de impresión, trabaja con una matriz (en este caso el linóleo, material de revestimiento): un útero que engendra seres a través del dibujo que, como huella inmortal, alojará a la tinta para ser transferida y reproducida en otra superficie (en este caso papel marmolado y reciclado). Ha de agradecerse a Manolo que la Idea y el Arte se expresen, en esta oportunidad fuera de los límites pictóricos, abriendo las posibilidades creativas y poniendo en valor a una vertiente de la Plástica menos conocida, difundida y valorada.

La puesta en valor de los Fondos son en esta Serie la apuesta del artista, trasgrediendo así la nomenclatura básica del Fondo y la Figura y enfatizando además y de este modo la preponderancia plástica antes que la temática o el asunto literario. La Obra se convierte en Obra mediante el trabajo de lo que rodea al tema. Precisamente, lo que no es el tema. Este permanece inmutable y son los fondos los que confieren identidad peculiar y transformación a las figuras. Desde el Fondo entonces, la primera versión es el Color, el plano rojo, la bella veladura y ese cielo abstracto que contiene al árbol y que estalla diferente para unirse a su contrario: las formas delineadas del Mito, Dafne y Apolo. La segunda versión es la sustracción cromática, simbólicamente quizás el rapto y el dominio que Apolo pretende, la reticencia de Dafne que la devuelve a la Naturaleza. Del color que niega la negrura de la tinta esencial, pasamos a su rotunda presencia: el plano negro que ahora sostiene al Mito sobre un nuboso cielo que se ha despejado y despojado de los tintes verdes que remiten al árbol. Y desde allí a la tinta, sin remilgos y sin color; un homenaje a la impresión gráfica que se monta sobre la imprenta y sus caracteres, sobre la página y su letra, sobre la palabra impresa para ir al principio mismo, la raíz de esta Convocatoria, Imagen y Palabra, alianza inmemorial, paradoja mayor entre todas las paradojas que nos constituyen. Manolo sabe que el proceso configura Obra, lo expone como en el relato se exponen la progresión dramática y sus acontecimientos. Manolo sabe que lo que se lee en la Obra es el proceso y la progresión del mismo. Manolo también sabe que la “suerte” de la creación no está ni única ni meramente en el resultado final. Lo generalmente oculto se auto-devela en esta Serie y en tal sentido, estas tres versiones son desnudos del proceso creativo del artista. Ello guía mi escritura y no me permite detenerme en cada versión si no más bien exige ver el transcurso de las ideas que se plasman en el Arte.

Me parece que la forma de accionar que Manolo muestra en este trasvasije Literatura Mitológica/Plástica, va al centro de lo que para mi configura el alma de Una Idea Mucho Arte: un pie forzado al cual hay que rendirse escabulléndose tal y como Dafne ante Apolo. Una huida que se concreta dejando una estela cuya reminiscencia del lenguaje escrito y oral se manifiesta a pesar de ello, a pesar del escape. Una paradoja. Y en esa paradoja, la Obra. ¿No es este el genio del Arte en cualquiera de sus manifestaciones?

3 comentarios, tu opinión es importante:

Margarita dijo...

Una crítica para quitarse el sombrero. Con conocimiento de causa, sabiendo de lo que habla. Con una amplia base cultural y artística. Yo también vi tus linograbados, pero me quedé sin palabras: me venían grandes. Y me encantan, pero me callé. Y eso me avergüenza -no el no estar a la altura, sino no decirte- Pero la próxima vez, no lo dejaré pasar. Simplemente puede que te diga :no sé qué decir, me encanta, pero me viene grande...

Abrazón

carlos diez dijo...

Me parece más que una crítica unos comentarios muy acertados sobre esta serie, de Eva que es muy equilibrada en sus opiniones y apasionada por el arte en todas sus expresiones. Un abrazo

Manolo López dijo...

Margarita y Carlos sois muy amables, no se si vuestras palabras así como las de Eva son merecidas, pero os agradezco el detalle que tenéis al expresarlas de forma tan amable hacia mi. Saludos