domingo, 31 de julio de 2011

No solo de trementina vive el hombre. Sonrisa en la vertical




4 comentarios, tu opinión es importante:

carlos diez dijo...

Me gusta la montaña, me dan envidia estas fotos y me imagino la adrenalina que se libera es estas ascensiones. Animo y hacia arriba!

Margarita dijo...

Manolo, vivir en un 7º piso fue para mi, en un principio, un calvario por lo del vértigo, solo me faltaba ponerme un arnés para salir a la terraza...pero poco a poco me fui haciendo y ahora,cada mañana, disfruto de unas magníficas vistas... pero esto que nos muestras tiene que ser apabullante. Me da miedo solo con pensarlo...pero claro, una vez conseguido el objetivo, uno debe sentirse genial...¿tal vez muy pequeño y muy grande?

Carolum Art dijo...

El cielo, el suelo ... y faltaban las paredes. Buenas tomas. Saludos

Pepe Farrés dijo...

Hola manolo, quería saludarte y felicitarte, por tu Blogg.
Compartimos aficiones...Bueno ..la escalada ya la deje, lo ultimo que hice, fue la Sanchez de Paredes, en Montserrat,demasiadas horas para mi.
Je.je..cada vez que veo ha alguien,colgado me entran escalofríos.
Un Saludo